Algunos métodos de lectura rápida que les serán de gran ayuda

 

En este tiempo en que la información fluye de manera tan veloz, es importante poder leer mejor y más a prisa. Para esto existen varios métodos de lectura rápida que podrás emplear para agilizar la lectura de cualquier tipo de documento o libro.

Una de las técnicas es la de “seguir con el dedo”. Se trata de ir subrayando una oración utilizando la punta del dedo como regla al mismo tiempo que vamos leyendo. El dedo debe seguir una dirección uniforme, lenta pero constante, el truco es que nunca te detengas hasta que llegues al final del párrafo o de la oración que te interesa y cuando lo hagas presiona un poco la hoja para marcar el final. Esto nos ayudará a mantener la mente centrada y enfocada a las ideas que estamos leyendo y también nos ayudará a ser capaz de ver más palabras en conjunto conforme vamos avanzando en la práctica de este método.

Ya que lograste incrementar la coordinación de la velocidad de tu mano y la de tu vista, es momento de practicar otras variantes. Con el dedo sigue subrayando el texto que estás leyendo mientras que con la mano ve haciendo una forma de “S” sobre el texto. De esta manera lograrás saltar más rápido entre renglones. Ya tu vista se está adaptando al movimiento de tu mano, así que no te será tan difícil seguir este nuevo movimiento.

Lo que sigue ahora es lo que se conoce como movimiento caótico. La forma que tu mano seguirá por el papel es de forma desigual, con esto quiero decir que lo que vas a hacer es mover la mano sin ningún orden específico en la hoja mientras tratas de ir leyendo lo más posible y tratando, obviamente, de captar la mayor información. Con este ejercicio, que es en realidad un simulacro de lectura, lo que se pretende es hacer que la vista abarque un espectro mucho más alto y que de una sola vista puedas leer muchas palabras a la vez.

Estos ejercicios debes realizarlos a su debido tiempo, no trates de avanzar de uno al otro en un solo día porque el avance que logres no será real. Deberás tomarte tu tiempo y dejar que tus ojos y tu cerebro se acostumbren al nuevo tipo de lectura. Ya cuando tengas dominados estos métodos, lo que sigue será leer de la misma manera pero sin usar la mano. Lo que deberás hacer es tratar de leer lo más posible sin que tus ojos sigan la línea de cada oración, sino que puedan abarcar toda la línea y la de abajo y la que sigue sin que el globo ocular realice tanto trabajo. Esto disminuye el tiempo en que lees por mucho y además, lograrás hacerlo captando toda la información que estás leyendo, porque el cerebro ya no necesita trabajar en hacer que el ojo se muevo en una cierta dirección, sino que se enfoca en asimilar la información que la vista le está mandando.

Pues espero que estos métodos de lectura rápida les funcionen y recuerden que no es algo que se puede dominar del día a la mañana sino que se requiere ejercitar mucho cada uno de los pasos, pero al final los resultados son tan increíbles que no se arrepentirán en absoluto.

Comentarios Cerrados

No se permiten comentarios